10 formas en las que estás haciendo infelices a tus empleados (parte II)

23 Noviembre, 2015

Comparte el conocimientoShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Desde niños, nos criaron para que en nuestra vida lucháramos por ser felices y siempre viéramos el vaso medio lleno y no medio vacío. Pero ¿qué pasa cuando consigues empleo y tu esfuerzo por buscar la felicidad se acaba con la presión de tu jefe?

Si usted es uno de esos líderes autoritarios, o conoce a alguno que considere el mal trato como el camino para alcanzar el éxito en una compañía, esta segunda parte de ‘10 formas en las que estás haciendo infelices a tus empleados’ es para ti:

6.La clave para recibir, es saber pedir

Son admirables las empresas donde el buen ambiente reina y la armonía se respira en cada espacio, incluso la relación entre empleados y empleadores se basa en un escenario de respeto y profesionalismo hacia el otro.

Pero no permitas que tu compañía, caiga en un entorno demasiado amigable, donde los chistes y comentarios sexistas o racistas, sean los protagonistas al dirigirte a tu equipo ¡Esfuérzate por tener un buen trato con ellos, sin botar a la basura la buena percepción que tienen de ti!

Según una encuesta realizada por una compañía de recursos humanos, el 51% de las personas sienten en su empresa un entorno positivo.

 7.El tiempo es oro

El reloj corre, y cada uno de tus trabajadores tiene las tareas y labores específicas para realizar cada día. No los hagas perder su tiempo, en reuniones sin sentido que lo único que hacen es intoxicarlos y llenarlos de información innecesaria.

Deja la ‘reunionitis’ a un lado, y aprende a invertir tiempo de calidad, en encuentros con tu equipo en las que sí se tomen decisiones y no solo se informe.

Mensualmente se pierde más de 30 horas, realizando reuniones improductivas.

reuniones

8.No todos los esfuerzos son cuantificables:

Está bien que quieras saber cómo está funcionando tu negocio, y qué tan productivos son tus empleados, pero hay tareas que son imposibles de evaluar de inmediato. Cada labor, tiene un esfuerzo y un nivel de dificultad específico. Si quieres saber cómo se ha adelantado, pregúntale a la persona indicada pero no estés presionando constantemente.

Dales el tiempo que necesitan, motívalos y no los juzgues ¡Espera a que presenten el resultado!

9.Plantea metas alcanzables

No hay nada más des motivante que trabajar con metas que desde un principio, serán imposibles de cumplir a corto plazo. Resulta innecesario esforzarse por algo que necesita de mucho tiempo para que esté terminado.

Plantéales pequeñas metas que tú sepas ellos son capaces de alcanzar. De esta manera tú recibes resultados de su trabajo, y ellos se sienten útiles y necesarios en el objetivo final que tiene la organización.

Los empleados que sienten que sus esfuerzos están siendo reconocidos, son 67% más comprometidos con la empresa.

 10.Todos son iguales

Todas y cada una de las personas que están en tu empresa, son lo suficientemente inteligentes y talentosas para ocupar el cargo que tienen. Cada uno tiene un conocimiento especial, que le permite aportar lo necesario para alcanzar el éxito en tu empresa. No tengas favoritismo por ninguno, anímate a creer en todos y cada uno de ellos.

¡Valora a cada miembro de tu empresa!

Ser el jefe que todos desean tener es difícil, además poder transformarse en ese aliado que cada miembro del equipo necesita, es una tarea aún más complicada. Si crees que necesitas ayuda para ser de esos líderes que saben cómo tratar a sus empleados de la manera adecuada, escríbenos a: mateo@salesdrive.co

 

 

 

María Paula Mora
Contenido

Comparte el conocimientoShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0